Automatización y Software
, 6 de junio de 2019

ETIQUETAS RFID: trazabilidad, precisión y rapidez, beneficios de una tecnología que aún tiene mucho espacio para crecer en el mercado nacional

Compartir
Las etiquetas de identificación por radiofrecuencia o más conocidas como etiquetas RFID están a disposición del mercado nacional hace más de una década. Sus inicios fueron bastantes discretos, principalmente por el alto costo que en aquel entonces implicaba cada etiqueta – aproximadamente entre 1 y 2 dólares – además de que existían algunas limitaciones respecto del sustrato en el cual se podían utilizar, por ejemplo, productos con contenido líquido o empacados en lata. 

Sin embargo, con el transcurso de los años este sistema de etiquetado superó esas limitantes y hoy presenta un costo significativamente menor – apenas unos centavos de dólar por etiqueta- y el tema de los sustratos ya no es un problema. 

El uso de este tipo de etiquetas se da principalmente en el ámbito de la logística, ocupan un lugar esencial en los procesos de trazabilidad de las empresas y se utilizan para fines de inventario, gestión, control y seguimiento de productos etiquetados, con lo que las empresas ganan en precisión y rapidez. 

El principio de funcionamiento consiste en que cada etiqueta lleva un chip y una pequeña antena adosada, la que se ubica en cada producto, documento, maquinaria, container o lo que se requiera. A través de un lector y antenas ubicados estratégicamente en cada etapa de la cadena productiva, se recoge y almacena información de forma fácil y rápida, de cada paso crítico del proceso, sin requerir la intervención de personas, con lo que se evitan los errores humanos. 

Estas características de facilidad en la captura de la información, ya que no requieren contacto físico ni visual como es el caso de los códigos de barra, la simultaneidad de lectura de muchas unidades a la vez y la cantidad de información que pueden almacenar, han hecho que el mercado nacional vuelva la mirada hacia ellas con mayor interés, aunque aún a un ritmo pausado.

La empresa Demarka es una de las proveedoras locales de equipamiento RFID hace muchos años, por lo que es una voz autorizada al momento de evaluar el desarrollo que han tenido a nivel nacional. 

Al respecto, Adán Cordero, gestor de proyectos y desarrollo de Demarka, comenta que “la apreciación es que cada día se suman más empresas al uso de etiquetas y de la tecnología RFID. La razón es que ayudan a mejorar cualquier proceso logístico y permiten administrar de manera mucho más eficiente los recursos de las empresas. Con las etiquetas y tags RFID se puede seguir utilizando el código de barra en cada producto, pero también se obtiene el beneficio RFID en la misma etiqueta. Así, la cantidad de empresas que utilizan etiquetas y sistemas RFID se multiplica constantemente y éstas abarcan múltiples rubros y mercados como salud, retail, logística, transporte, alimentos, automotriz, construcción, minería, entre otros”.

Por su parte, Global Traceability Standard – GS1 Chile, que es una organización mundial dedicada al desarrollo de estándares globales para la identificación de productos y servicios, y que está presente en 150 países, también ha podido observar la evolución de esta tecnología y etiquetado en Chile. 

Rodrigo Muñoz, gerente de gestión y desarrollo de GS1 Chile, considera que aún “hay poca profundidad del mercado y no se ha logrado una adopción masiva porque creo que, en primer lugar, en sus inicios la tecnología era cara y las organizaciones optaron por otro tipo de soluciones las que hoy ya están implementadas y funcionando, de modo que cambiarla es muy difícil. Sumado a ello, el periodo de aprendizaje y puesta en marcha han hecho que algunas empresas hayan postergado este tipo de soluciones. Sin embargo, han ido incrementándose en el tiempo, sobre todo ahora que están mucho más baratas. Su uso se da principalmente a nivel de bodegas de centros de distribución y para control de inventarios, no así a nivel de sala. También en hospitales y logística transversal de diversos sectores como fabricantes, retail, manufactura, etc.”

MEJORAS TECNOLÓGICAS

Como toda tecnología que se va perfeccionando con el paso del tiempo, las etiquetas RFID también han evolucionado abriendo más las posibilidades de uso.

Adán Cordero, explica que “existen muchos avances que se han logrado para las etiquetas y la tecnología RFID. Uno de ellos ha sido el aumento de la distancia de lectura de estas etiquetas desde un equipo lector, actualmente se pueden alcanzar lecturas superiores a los 10 mts (dependiendo del lector) incluso, conocemos fabricantes de etiquetas y antenas que ofrecen productos con lecturas de hasta 25 mts. De igual manera, se ha avanzado mucho en el desarrollo de etiquetas y tags para diversos ambientes y condiciones críticas, por ejemplo, se están fabricando etiquetas para ser colocadas a la intemperie y que pueden soportar rangos de temperatura que parten desde -80 C° hasta los 250 C°”. 

El profesional de Demarka agrega que otro de los avances que se ha logrado “es el aumento de la memoria y capacidad de información que puede ser grabada y almacenada en el chip de la etiqueta RFID. Cada fabricante ofrece un tipo de etiqueta con diferentes características y con capacidades de memoria distintos que aumentan día a día.” 

IMPLEMENTACIÓN

Para implementar esta tecnología RFID en el país, existen varios proveedores en el mercado o también llamados “solutions provider” tanto de hardware, software, antenas, dispositivos, grabadores e impresores y, también, existen organizaciones como GS1 Chile que entregan asesoría para la identificación y trazabilidad, la cual incluye recomendaciones de los software y hardware que más se acomodan a las necesidades y características del cliente.

“Nosotros promovemos su uso (etiquetas RFID), principalmente por la cantidad de información que puede llevar una etiqueta, por ejemplo, en sectores como el de la salud donde es fundamental llevar información correcta y así poder gestionar una bodega donde todos los productos tienen una fecha de vencimiento o caducidad que es vital respetar. Todas esas gestiones se facilitan mucho con esta tecnología”, señala Rodrigo Muñoz de GS1. 

La misma organización GS1 Chile publicó en su revista corporativa número 30, de diciembre de 2018, un artículo en que señala que “los retailers de la región (Latinoamérica)…han comenzado a considerar cada vez con mayor interés e intensidad los beneficios de aplicar tecnología RFID en sus procesos”. 

El artículo agrega que en Sudamérica “compañías como Teletrónica ya ha implementado exitosamente esta solución en reconocidas empresas que cuentan con gran cantidad de tiendas… tal es el caso de Kevingston (fabricante de ropa casual que posee doscientas tiendas) o de Prune (productos y accesorios de moda para la mujer) con cien tiendas en la región y durante 2019 implementará RFID en todos sus productos”.

En el caso del retail en Chile, la publicación señala “que contarán en el próximo año (refiriéndose a este año 2019) con implementaciones de smart retail en reconocidas empresas del mercado que ya han firmado contrato con Teletrónica”.

…Y EL USUARIO FINAL? 

Si bien estas etiquetas son principalmente utilizadas en el mundo de la logística y no por el usuario final de un producto o servicio, las posibilidades que existen son bastantes, considerando por ejemplo las actuales demandas de los consumidores digitales. 

Sin ir más lejos, hace pocos días se lanzó en el país un nuevo producto de la empresa chilena Algramo (ver entrevista), que precisamente está innovando con recargas de lavalozas y detergentes, a través de smart packaging, los cuales incorporan tecnología y etiquetas RFID y que serán utilizadas por el usuario final. La etiqueta que va adosada al envase reutilizable lleva la información de cada cliente, específicamente del monto de recarga que este ha realizado a través de una aplicación (app), lo que al minuto de llegar al dispensador y ser leído desde la etiqueta RFID, activa inmediatamente el sistema de recarga del producto. Además, se almacena la información del número de recargas que el usuario ha realizado y el número de envases que ha ahorrado, a más reutilización del envase, la empresa premiará al cliente con dinero en su cuenta para su próxima recarga. 

Es un primer paso a nivel local, pero las oportunidades que se abren con esta tecnología y etiquetas RFID para los consumidores finales de un producto o servicio pueden ser amplias. Solo falta innovar y que estas tecnologías puedan interactuar con el consumidor final para entregarles prestaciones prácticas y eficientes. 

► RFID: Radio Frequency Identification: Otro caso extendido de aplicación son las tarjetas de crédito y débito de los principales bancos, así como algunas tarjetas prepago incorporan un chip RFID para realizar pagos contactless (sin contacto). Además posibilita utilizar la misma tarjeta de crédito o débito en un smartphone, y pagar con el NFC del terminal. Actualmente, entidades bancarias permiten pagar con NFC en Android con sus aplicaciones, no obstante, también se puede utilizar Google Pay o Samsung Pay. Por último, si usas iPhone, también hay muchas entidades compatibles con Apple Pay 

Por Revista Contraseña - Juan Pablo Figueroa 

TAGS: tecnología   trazabilidad   
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.

Comenta aquí

OTRAS NOTICIAS
Soluciones de identificación para la industria de envase y embalaje
Leuze electronic desarrolla y produce soluciones innovadoras y eficientes para la industria de envase y embalaje
Tendencias de automatización en la industria del packaging
Malte Schlüterde Mitsubishi Electric, analiza cuatro tendencias principales que influyen actualmente en la industria del embalaje y que marcarán el futuro
ETIQUETAS RFID: trazabilidad, precisión y rapidez, beneficios de una tecnología que aún tiene mucho espacio para crecer en el mercado nacional
Las etiquetas de identificación por radiofrecuencia o más conocidas como etiquetas RFID están a disposición del mercado nacional hace más de una década. Sus inicios fueron bastantes discretos, principalmente por el alto costo que en aquel entonces implicaba cada etiqueta – aproximadamente entre 1 y 2 dólares – además de que existían algunas limitaciones respecto del sustrato en el cual se podían utilizar, por ejemplo, productos con contenido líquido o empacados en lata. 
Automatización: Entrevista a Nicola Orsini, director de Ventas de Productos de Romaco Promatic
"La implementación de sistemas de seguimiento y rastreo tendrá un enorme impacto en todos los procesos, planteando a los fabricantes grandes retos logísticos, de hardware y software"
Web: www.packagingchile.cl / Publicidad: rene@packagingchile.cl

Powered by Global Channel